Publicado: 9 de Julio de 2019 a las 07:38

Se quitan los filtros para acceder a la campana y se protege la zona de los fogones con una lona especial. A la campana se le da un tratamiento de inyección de espuma desengrasante.
Una vez la grasa se comienzan a ablandar, se realiza una limpieza manual del plenum mediante útiles destinados a dicho fin. Se repite el proceso tantas veces sean necesarias para retirar la acumulación de grasa.

El extractor de humos es una de las partes mas importantes del sistema. La grasa se va condensando en las palas haciendo que estas se descompensen ( con lo que aparecen vibraciones, averías, ruidos y reducción de la capacidad de extracción…) .

Nuestra experiencia tras el tratamiento de miles de extractores es la que nos indica de que forma debemos actuar en cada caso.